Comunicaciones

Excelentemente conectada… por carretera, tren, aire y mar.

 

Hace dos décadas, la carretera que unía la Costa del Sol de este a oeste era conocida, exagerando tan sólo un poco, como la “carretera de la muerte”.

 

La mayor parte de la carretera de la costa era de un solo carril, pasando por el centro de todos los pueblos en los días anteriores a las circunvalaciones, y los tramos abiertos de carretera no tenían mediana, invitando a los turistas con coches de alquiler a frenar y cruzar en mitad de la carretera. Graves accidentes, con resultado de muertos, eran frecuentes. Por fortuna, se han realizado grandes transformaciones en la infraestructura de transporte desde entonces, ayudado en gran parte por los “fondos de convergencia” llegados a España después de su entrada en la Unión Europea en 1986.

 

En la actualidad, después de la finalización del tunel de San Pedro de Alcántara en 2012, los viajeros pueden ir desde Barcelona a Algeciras (cerca de Gibraltar) sin ver ningún semáforo. Las principales autovías de circunvalación son ahora de tres carriles, y la Costa está unida por autopista de peaje desde Benalmádena a Guadiaro – aunque es mejor evitar esta ruta durante los períodos de vacaciones y los meses de verano, cuando las tarifas están sujetas a aumentos exorbitantes.

 

Las carreteras secundarias a lo largo de toda la Costa también se han mejorado considerablemente en los últimos 10 años. Las principales ciudades del interior están bien conectadas por carreteras modernas, y otras partes de Andalucía son fácilmente accesibles, incluyendo Huelva como la puerta de entrada a la zona de El Algarve en Portugal (a través de un puente, sin control de pasaportes).

 

Además del sistema de carreteras, uno de los aspectos relativos al transporte más modernizados en España en los últimos años ha sido la red ferroviaria de alta velocidad AVE. Originalmente se limitaba a la ruta Madrid-Sevilla (Tanto el presidente del gobierno como el vicepresidente eran sevillanos…). La red ahora se extiende por todo el país hasta la frontera francesa en Gerona, y el trayecto Málaga-Madrid lleva apenas dos horas y veinte minutos.

 

A nivel local, el servicio de tren costa es puntual, de precio moderado y limpio, aunque sólo cubre el trayecto desde Málaga a Fuengirola por la costa (hay planes a largo plazo para su ampliación a Algeciras, a través de Marbella – pero probablemente muchos de los que leemos esto no lo veremos…) y en el interior hasta Alora. Por mar, el puerto de Málaga es ahora una de las principales paradas en el Mediterráneo para los cruceros internacionales, con más de 700 mil pasajeros en 2012. Para aquellos que quieran visitar los enclaves de España en el Norte de África, un nuevo servicio de ferry ha reducido el viaje desde Málaga a Melilla a cinco horas, y Ceuta está a una hora de Algeciras. Tánger, en Marruecos, está aún más cerca, a unos 50 minutos de Tarifa, el punto más meridional de la Europa continental.

 

Todo eso, por supuesto, es una vez que estás aquí. La Costa del Sol destaca sobremanera por sus conexiones aéreas.

 

Gracias a una nueva terminal y una segunda pista de aterrizaje, el aeropuerto de Málaga es el tercero en conexiones de vuelos directos en la España peninsular (después de Madrid y Barcelona) – vinculado a 74 aeropuertos. La mayoría de ellas cubren los principales destinos europeos, así como Turquía, Marruecos y Rusia, pero la reciente ampliación del aeropuerto ha incrementado la capacidad del aeropuerto para ampliar sus rutas directas más allá, incluyendo las Américas y el Oriente Medio.

Comunicaciones
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial